¡¡¡¡ NOVEDAD !!! SI NO ENCUENTRAS LO QUE BUSCAS, LO INTENTAMOS NOSOTROS
Cuenca
Alarcón
Albalate de las Nogueras
Buenache de la Sierra
Cañada del Hoyo
Cañamares
Cuenca
Enguídanos
Huerta del Marquesado
Huete
Iniesta
Landete
Palomera
Priego
Provencio, El
Valverde de Júcar
Vega del Codorno


 Volver

Alarcón




Alarcón deslumbra al visitante con la belleza de su entorno, ya que se encuentra rodeado por las impresionantes hoces del río Júcar, cuyas verdes aguas, dan un color especial a todo el entorno, haciendo de él, un paisaje inolvidable y único en la península ibérica. Solo es posible acceder a través de un angosto camino defendido por tres tramos de murallas que en otro tiempo defendían la villa de las incursiones de posibles enemigos.
Al ir atravesando cada una de las tres puertas que nos llevarán hasta la población nos iremos trasladando en el tiempo, al pasado glorioso de la fortaleza “Inconquistable”, en la que era la capital de una gran tierra la “Tierra de Alarcón”.


Retazos históricos.

Ya tenemos noticias de la villa de Alarcón desde la Prehistoria, siendo seguramente asentamiento íbero, recorriendo y asentándose por ella, distintos pueblos, entre ellos los romanos, visigodos y musulmanes. Aunque será, durante la Reconquista, en la última etapa de los musulmanes, cuando Alarcón, por entonces conocida como “la inconquistable”, comience a destacar sobre todas las poblaciones de su entorno. Tras un largo asedio- nueve meses- el día de San Andrés de 1184, siendo capitán de Alfonso VIII, Fernán Martínez de Cevallos, quién con dos dagas vizcaínas, consiga escalar la muralla mora, para matar a los guardianes que custodiaban la puerta, y así dejar pasar al resto de la tropa del rey castellano. Desde la toma de la villa por Alfonso VIII, no volvieron a dejar manos castellanas, convirtiéndose la ciudadela en uno de los referentes militares más importante de la Mancha, hasta finales del s. XV, no llegando a ser conquistada nunca mas.
Después de años en poder de la corona de Castilla, sufrió un incremento considerable de su territorio, llegando a pertenecer a ella, entre otras, las aldeas de San Clemente, Belmonte, Villanueva de la Jara, La Roda e incluso la propia Albacete que era la última aldea por el sureste, y además pasará a poder de Don Juan Manuel, uno de los personajes más importantes de la edad media en España y entrando a formar parte de la leyenda literaria de este noble castellano.
Se cuenta que en el Castillo escribió parte de su obra y será quien le de el aspecto, que vemos, hoy en día, a la fortaleza de Alarcón, construyendo gran parte de las torres y recintos amurallados.
Después del paso de Don Juan Manuel por la villa, esta, pasa de nuevo a la Corona que lo integrará en el Marquesado de Villena, titulo que más tarde se le otorga a Alfonso de Aragón; para volver años más tarde a la Corona de Castilla, hasta que en el siglo XV se le otorga el titulo de Marqués de Villena a Don Juan Pacheco, el cual dirigirá las revueltas en contra de Isabel la Católica, apoyando a Juana la Beltraneja, como legítima reina de Castilla. Aunque será su hijo Diego López Pacheco el que cederá ante Isabel de Castilla y quien pierda gran parte de las posesiones que le cediera su padre. A pesar de ello Alarcón seguirá perteneciendo a la familia hasta la abolición de los señoríos en el siglo XIX.

Aunque durante el siglo XVI, se vive una breve época de esplendor, en la que se realizan grandes construcciones; desde entonces la población ira pasando a jugar un papel secundario en la vida de la comarca, pues sus características físicas, no hacían posibles los nuevos avances de la economía moderna, centrada en el desarrollo de las vías de comunicación y el comercio, viéndose desplazada por el que un día fueron sus aldeas.
Alarcón se quedó aislada y olvidada durante años, hasta que a mediados del siglo pasado comienza a renacer gracias al turismo, que será el motor económico que regenere la población en los últimos años. Gracias a ello Alarcón posee uno de los conjuntos patrimoniales y artísticos mejor conservados de Castilla la Mancha.
Hoy en día Alarcón se ha convertido en uno de los centros turísticos más importantes de la provincia de Cuenca y el más importante de la Manchuela Conquense, desarrollando infraestructuras cada vez más especializadas y centradas, en atender a un turismo de calidad, que busca tranquilidad y disfrutar de su ocio en orden y armonía con el medio ambiente, haciendo de Alarcón un destino de turismo sostenible.

Que visitar en Alarcón:

1. Palacio del Concejo. Edificio de comienzos del siglo XVI, lugar de reunión del Concejo de Alarcón, desde él se regían los destinos de la villa y toda su Tierra. Actualmente en el se encuentran las oficinas municipales.
2. Antigua Iglesia de San Juan Bautista. Construida a finales del siglo XVI, sobre otra, anterior de estilo románico. La iglesia es de una sola nave con bóveda de cañón y contrafuertes interiores. Actualmente alberga la Pintura Mural de Alarcón (1995-2002), obra del pintor conquense, Jesús Mateo (1971). La obra ha alcanzado el apoyo de la UNESCO, y de multitud de personalidades e instituciones del mundo cultural.
3. Portada del Palacio de los Castañeda. Obra plateresca del siglo XVI, se le atribuye a Esteban Jamete de Orleáns. En ella se pede observar el escudo de la familia por duplicado.

4. Antigua Iglesia de Santo Domingo de Silos. Construida en el siglo XIII, aún conserva el ábside románico, aunque ha sufrido varias remodelaciones a lo largo de su vida, sigue conservando gran parte de la estructura románica. Su portada es la más antigua de Alarcón, de estilo románico, aunque con una clara influencia del gótico en las arquivoltas apuntadas. Actualmente su interior está acondicionado como sala de exposiciones y auditorio.

5. Parroquia de Santa María. Iglesia construida en el siglo XVI, en ella se refleja el potencial económico que llego a tener la villa. Participan en su construcción los mejores maestros del momento en la provincia, es notable la aportación de Esteban Jamete de Orleáns, con la elaboración de la portada sur, la pila bautismal, el sagrario y la sacristía, también es posible que interviniera en el retablo. La iglesia tiene tres naves de la misma altura y con la bóveda gótica lo que le da un aspecto monumental. La portada sur está considerada como una de las mejores de la provincia, pero sin duda el elemento más destacado, a parte de la propia arquitectura de la iglesia, es el retablo uno de los más importantes de la región, está fechado en 1572.

6. Iglesia de Santa Trinidad. Se construye en el siglo XIII aunque se fue ampliando según las necesidades de la parroquia, construyendo una nave más en el siglo XV y la portada plateresca en el siglo XVI. Las dos naves interiores son góticas con la bóveda cuatripartita, además la nave original es uno de los pocos ejemplos del gótico primitivo que queda en la provincia de Cuenca. Actualmente es el lugar de descanso de los pasos de Semana Santa, y las imágenes de los patronos de Alarcón.


7. Castillo. Se construye a finales del siglo XII, tras la conquista de Alarcón a los moros en 1184, cuentan las crónicas, que tras nueve meses de asedio. Más tarde en el siglo XIV, Don Juan Manuel le haría alguna reforma, y por último en el siglo XV don Juan Pacheco, marqués de Villena, lo terminaría, para dejarlo en el estado que podemos ver hoy en día. En 1964 comienzan las obras para su adaptación como Parador Nacional, obras que terminarían dos años más tarde, desde entonces ha funcionado como tal.
Lo mejor son las vistas desde el paseo de Ronda, desde el que se puede ver todo el conjunto amurallado y fabulosas vistas de las hoces del río Júcar.


8. Torre del Campo o de Armas: quizás sea la mejor torre de este tipo en la provincia de Cuenca, dispone de patio exterior de armas, tenía foso y puente levadizo, y por supuesto su recinto amurallado. De planta pentagonal en el exterior y cuadrada en el interior; presenta cuatro plantas, tenía el acceso por la cara oeste desde una puerta por la que se accedía a través de una escalera de madera, posteriormente de piedra. En la fachada sur en una de las plantas superiores se observa un escudo con el emblema de Don Juan Manuel. Se construyó en el siglo XIV. Desde su patio exterior hay unas magnificas vistas del conjunto urbano y las hoces del Júcar, las puestas de sol desde este lugar son inolvidables.

9. Torre de los Alarconcillos: en este caso es diferente a las otras dos ya que tiene cuatro cubos rodeando a uno central. También es del siglo XIV.


10. Torre del Cañavate: del siglo XIV es similar a la torre de armas aunque de menor tamaño, la función de ambas era la misma, defender las entradas a Alarcón. Consta igual que la de armas de un mismo tipo de planta.
11. Torre del Calabozo. Es parte del segundo recinto amurallado era la encargada de defender la puerta que tiene a su lado (Puerta del Calabozo), se construye como buena parte del recinto amurallado en el siglo XIV. Antes de la puerta existía un pequeño foso que dificultaba más la entrada. Al igual que la Torre de Armas y la Torre del Cañabate, presenta una planta exterior pentagonal y cuadrada en el interior, con dos plantas y un único acceso a través de una escalera de madera que hoy ha desaparecido.

12. Puente de Tebar. Situado al norte de la villa comunicaba esta con el camino de Cañavate, la estructura del puente actual es básicamente del siglo XV.

13. Puente de El Picazo. De origen romano, y situado al sur de la población, comunicaba la villa con el camino de Chinchilla de Montearagón.

14. Puerta del Campo. Primera puerta de entrada a la población, parte del primer tramo de murallas que defendía la villa. De arco de medio punto con un escudo en la parte superior de la misma, también lleva las armas de Don Juan Manuel.

15. Puerta del Calabozo. Segunda puerta de entrada a la población, parte del segundo recinto amurallado. Con arco de medio punto y adosada a la Torre del Calabozo.

16. Puerta del Bodegón. Sería la última puerta de entrada a la población es la única de las tres que no dispone de torre defensiva anexa, ya que era el propio Castillo el que realizaba esa labor. En la actualidad presenta un arco de medio punto- aunque hay huellas de otros arcos anteriores, pero que han sido sellados-; y un escudo en la parte superior de la misma.

17. Puerta de Chinchilla. Situada al sur de Alarcón, está situada a unos veinte metros de la finalización de la muralla y era el único acceso por esta parte a la fortaleza. Era el acceso desde el camino de Chinchilla. También tenía un esquema de arco de medio punto.

18. Puerta del Río. La encontramos al norte de la población y era el acceso desde el camino de Cañavate, está a penas quince metros de la finalización de la muralla. En la parte superior de la misma podemos ver otro escudo donde no se puede ver que armas lleva.

19. Puerta falsa o de la traición. Puerta de entrada directa al patio exterior de armas del Castillo. Está situada entre las puertas del Calabozo y el bodegón, al norte del castillo. Por ella entraban las tropas al castillo.



Espacios Naturales.


Hoces de Alarcón:

Están protegidas como Refugio de Fauna Salvaje (1994), y L.I.C. (Lugar de Interés Comunitario), debido a la riqueza de la flora y fauna que encontramos en su entorno.

Las hoces labradas por el río Júcar durante millones de años, que ha dejado al descubierto las entrañas de la roca que rodea la villa de Alarcón dando un paisaje espectacular donde la naturaleza se muestra exuberante dejando una “isla ecológica” en un entorno predominantemente agrícola y donde aún es posible disfrutar de un espacio vivo y en proceso de regeneración. Así es posible encontrarnos con una diversidad poco corriente en sus alrededores.

En cuanto a la flora nos encontramos con especies únicas que no se dan en el resto de la Manchuela Conquense como (boj, el arce, el buje, endrino,…) también en cuanto a especies forestales como el águila calzada y culebrera, el chotacabras, la gineta y la garduña. Y por supuesto especies de aves rupícolas como el halcón peregrino, el águila perdicera, el águila real, el búho real y el avión roquero.
En cuanto al interior de la hoz podemos encontrar un conservado bosque de ribera con sauces y álamos, arbustos característicos de este ecosistema, lo que lo hacen de estas junto con las hoces del río Cabriel un espacio único en toda la Mancha de Cuenca.
Para poder visitarlas se ha habilitado un sendero de pequeño recorrido que transcurre al lado del río dentro de la hoz que rodea la población, para ello se ha recuperado una senda que era la que llevaba a los vecinos hasta los batanes, norias y molinos que se encontraban junto al cauce del mismo. Hasta el momento es la única zona que es visitable sin guía; para conocer el resto de la hoz, (el 80 %) hace falta un guía que oriente en el recorrido. Sobre todo es muy recomendable el paseo por él, en otoño entre los meses de Octubre y Noviembre, donde el bosque alcanza su esplendor con una variedad de colores extraordinaria. Aunque en otras épocas como en primavera, el paseo sea precioso al poder contemplar el florecimiento de todo el bosque; y en verano se puede disfrutar del baño en las transparentes aguas del Júcar, que por esta comarca aún corre bastante limpio.
En ellas es posible la realización de actividades deportivas como rappel, senderismo, rutas en piraguas o a Caballo, con las que saborearemos mucho mejor la paz que transmiten sus inmensas paredes de piedra caliza que protegen este entorno fluvial. Para más información visitar www.descubrealarcon.es

imagen de la casa ruralPosada el Infante
datos casa rural Alarcón [Cuenca]  Hotel con encanto
 Más información
 



Casas Rurales Casas Rurales

El nuevo portal de casas rurales y turismo rural