¡¡¡¡ NOVEDAD !!! SI NO ENCUENTRAS LO QUE BUSCAS, LO INTENTAMOS NOSOTROS
Sevilla
Cazalla de la Sierra
Guillena
Montellano
Pedroso, El


 Volver

Cazalla de la Sierra



El municipio de Cazalla de la Sierra se incluye en la comarca de la Sierra Norte sevillana, formando parte del ámbito del Parque Natural del mismo nombre. Su extremo noroccidental es limítrofe con la Comunidad Autónoma de Extremadura. Su población asciende a 5.229 habitantes, la mayor parte de los cuales residen en el núcleo principal.

Arquitectura Religiosa
IGLESIA PARROQUIAL NTRA. SRA. DE CONSOLACIÓN
Convento de Madre de Dios
Monasterio de la Cartuja de la Inmaculada Concepción
Convento de San Francisco
Monasterio de Santa Clara
Ermita de Ntra. Sra. del Carmen
Convento de San Agustín
Iglesia de San Benito
Ermita de Ntra. Sra. del Monte

ARQUITECTURA CIVIL
Dentro del recinto urbano de la villa se conserva un numeroso conjunto de viviendas de interés artístico. Las más antiguas datan del siglo XVI, pero las más numerosas son de época barroca especialmente del s. XVIII. En la mayoría de ellas se han acometido reformas y obras con el paso de los años, siendo las portadas el elemento que menos transformaciones ha sufrido.

En la Plaza Mayor destacaremos las portadas del s. XVIII de los actuales Juzgados, albergando antiguamente el Ayuntamiento con vano adintelado entre columnas acanaladas sobre pedestales y capiteles compuestos. Su fachada está divida en cinco módulos, el central más ancho, por medio de grandes pilastras toscanas cajeadas rematándose el conjunto por una balaustrada ciega. Otro de estos edificios a destacar en la plaza es del siglo XVI. Al centro se dispone la portada que en el cuerpo inferior presenta columnas toscanas pareadas enmarcando un arco de medio punto, y en el superior balcón con columnas jónicas rematado por un ático con escudo, en la actualidad este edificio contiene el Hogar del Pensionista.

Otra casa de gran interés, es la sita en la calle Llana nº 2, constituida por dos cuerpos y en la que destaca el balcón superior que presenta balaustres, escudo nobiliario, temas de grutesco y flamenco. Ésta es de propiedad privada y en la actualidad ha sido objeto de una gran restauración para albergar en su interior un pequeño edificio de apartamentos turísticos.

ANISADOS Y AGUARDIENTES
La enorme producción vinícola que tuvo Cazalla durante los siglos XV y XVI, dio como resultado la destilación de los sobrantes para obtener el alcohol con el que se empezó a fabricar el famoso aguardiente, que a partir de entonces toma el topónimo de nuestra población "El Cazalla". La calidad de las vides, el clima y la composición de la tierra, componían los factores idóneos para conseguir este especial linaje. Este producto se sigue fabricando manteniendo y conservando las técnicas y casi las mismas instalaciones que antaño. Derivado de estos anises y aprovechando los frutos que crecen al borde de regajos y en solana se obtiene, por maceración en aguardiente los licores de bruños, ciruelas y, el más afamado Licor de Guindas.
Cosas de nuestra historia: sobre el pasado del aguardiente

Resulta ciertamente lógico que en la mayoría de los pueblos que destacan por algún producto concreto, florezcan las historias sobre esa peculiaridad que los distingue. Es el caso de los mantecados de Estepa, los vinos de Jerez, el carbón de Villanueva del Río y Minas, etc. Todos ellos poseen sus respectivos estudios históricos.

Sin embargo, Cazalla de la Sierra, famosa por sus aguardientes, aún no ha gozado de esa preciosa suerte. Se ha llamado mucho la atención sobre vinos, que fueron realmente claves para nuestra economía, pero así (salvo meras generalidades) sobre sus aguardientes. Quizás porque los primeros implicaran a los segundos y no sean necesarias salvedades en este sentido. No obstante, pensamos que sería interesante una investigación historiográfica sobre este sector productivo que corrobore y fundamente, aún más, su logrado prestigio.

Por el momento, sólo poseemos escasas y sueltas noticias sobre “aguardenteros” y lugares destinados a la destilación y almacenamiento.

Así sabemos de la existencia, a mediados del siglo XVII, de un tal Antonio Machado que se dedicaba al mencionado oficio. O que D. Roque de la Barreda Bracho, D. Julián de Argandoña, Felipe Palma, Manuel Álvarez y Antonio García eran fabricantes de aguardientes y que alquilaban en 1756 una vivienda en la calle San Juan, esquina de Caldecaños, con fines relacionados con la actividad que tratamos.

Igualmente, a principios del siglo XIX, concretamente en el Cabildo de 7 de marzo de 1801, se tocaba el asunto de la nueva imposición real sobre el aguardiente, haciéndose resaltar el “número crecido de fábricas” existentes en la villa.

También sabemos que en 1823 D. Manuel Prieto Domínguez era propietario de un “Corral con Fábrica de aguardientes”, que vendía ese mismo año a D. Pedro de Medina y Zambrano, presbítero.

En 1836, según se hace constar en su testamento, D. Manuel González Morales poseía una Fábrica de aguardientes en la calle Juan de Lora, con su caldera y demás útiles.

Allá por mediados del pasado siglo, en el Diccionario Geográfico-Estadístico que dirigió D. Pascual Madoz, entre otras muchas cosas, se decía sobre nuestro pueblo: “Tiene Cazalla además una fábrica de aguardientes que consume en 24 horas 800 arrobas de vino, con varias calderas o alambiques para la fabricación de anisados”.

En 1870, D. José Cornello y Pardo, casado, de 38 años de edad, era dueño de una fábrica de aguardientes, con dos calderas, almacén para aquellos y bodegas de vinos, en la calle Clavel, esquina con Catalina. Esta fábrica no poseía antecedentes en ese lugar, pues había sido construida de nuevo cuño por su propietario. También tenía la misma dedicación por aquel entonces D. Antonio Naranjo López.

En esos años D. Antonio Martín Cano Benítez (cirujano menor) y D.ª Matea Viciedo Moreno eran dueños de un local fábrica de aguardientes, recién construido, que formaba parte del exconvento de San Agustín, en la Plaza del Duque (hoy Doctor Nosea), de planta baja de 165 m2, con 8 tinajas empotradas y 12 al aire, con lagareta, corbato y caldera, sirviendo de solar a una de las marcas de mayor prestigio de principios del siglo XX.

Cazalla: Aguardientes y Anisados

Cuántas veces al identificarnos como Cazalleros, nos han contestado diciendo ¡hombre, la tierra del aguardiente!; Cazalla ha “ligado” tradicionalmente su nombre al aguardiente, es como si más allá de nuestra frontera natural el apellido “de la Sierra” no tuviera ningún significado, ningún valor.

Cazalla, que a lo largo de su andadura como productora de aguardientes, anises y licores ha competido con otras poblaciones que se han dado a conocer en el mismo sector (Rute, Chinchón, Zalamea, Córdoba, Ojén, etc.) tuvo (¿tiene?) el orgullo de ser el nombre genérico del aguardiente, y decir o pedir un Cazalla era suficiente como para que se supiera que se quería consumir un aguardiente pero, sobre todo, era sinónimo de calidad.

Con estas líneas sólo pretendemos dejar constancia de la diversidad de marcas existentes, vinculadas a cuantas fábricas existieron y que, algunas, aún hoy existen, dando con ello una idea muy general de la importancia cultural, social y económica que estas industrias artesanales tuvieron en nuestra localidad.

Sabemos que nuestro pueblo cultivaba viñas, se producía vino y, secundariamente, se elaboraban aguardientes a partir del alcohol vínico, por lo tanto había un conocimiento tradicional de la fabricación del aguardiente por destilación. A lo largo de los siglos XVI, XVII y XVIII en muchas de las fincas con plantaciones de viñas había calderas para quemar vino y alambiques para la posterior obtención de aguardientes. Cuando decae la importancia del vino de Cazalla, frente al de otras comarcas de Andalucía (Jerez, Montilla, Aljarafe, etc.) comienza a dedicarse mayor cantidad de vino a la producción de alcohol vínico para fabricar aguardiente, destinado no ya al autoconsumo o venta limitada, sino a la comercialización.

Tenemos constancia, por el Diccionario Geográfico-Estadístico de Pascual Madoz, que a mediados del siglo XVIII existían en Cazalla fábricas de aguardientes. En 1870, D. José Cornello y Pardo y D. Antonio Naranjo López poseían fábricas de aguardiente; también por esos años D. Antonio Martín Cano Benítez y D.ª Matea Viciedo Moreno eran dueños de fábricas de aguardientes. Hacia 1890, D. Eduardo Naranjo Prieto y D. Antonio Naranjo Montes poseían fábricas de aguardiente y comercializaban marcas como “Anis Hendaya”. Hacia 1892, Francisco Bonilla poseía una fábrica de anisados destilados cuyas especialidades eran “Anís Corona” y “Crema de Guindas”.

Hotel Vega de Cazalla. Informacion web municipal.


imagen de la casa ruralHotel Vega de Cazalla
datos casa rural Cazalla de la sierra [Sevilla]  Hotel con encanto
 Más información
 



Casas Rurales Casas Rurales

El nuevo portal de casas rurales y turismo rural